martes, 29 de noviembre de 2016

La última noche



Porque los demás lo hicieran, no quería decir que estuviera bien, era una niña. Pero si sus padres la dejaban, y los demás lo hacían, pensó entonces que sería normal, que se lo pasaría muy bien esa noche. Y sí, se lo estaba pasando muy bien, rieron, bailaron, cantaron……pero bebieron y bebieron y bebieron….Ya no se lo pasaba bien, se encontraba muy mal, sentía que se moría, pero era tarde, ya no habría otras noches, ni otros días….el alcohol se las quitó para siempre.

Virtudes Gilgado León

lunes, 28 de noviembre de 2016

Él lo sabía pero...



Sabía que iba a perder a sus amigos, familia, su trabajo.... Pero no le daba importancia, él seguía con su botella en la mano. Sufrió un coma etílico y se recuperó, la vida le dio una segunda oportunidad. Él lo sabia pero...seguía con su botella en la mano. A los dos días ya no tenía ni la botella ni a sus amigos ni a su familia ni a su trabajo... 



Alba Sánchez Merino.

domingo, 20 de noviembre de 2016

Dos copas de más

La vida me va mal, quise esconderme y ahogarme en la botella ¿funcionará? hundirme en la barra de un bar ¿así seré feliz? Lo que no sabía, es que las penas saben nadar... ¿no crees? ¿provocará mi muerte dos copas de más? ¿Me provocará una muerte lenta? puede que mañana me arrepienta... y me dé cuenta de aque así, no soluciono nada.

Paula Román

lunes, 7 de noviembre de 2016

VÍCTIMAS DEL ALCOHOL




Después del impacto, bajó del coche algo aturdido por los efectos del alcohol que todavía gobernaban su cuerpo, se dirigió hacia el bulto, y vio, tirada al margen de la carretera a otra de las víctimas inocentes del alcohol.


Antonio Muñoz

lunes, 31 de octubre de 2016

Y pensó que...

Y pensó que... nada podría pasar, le dio otro trago.
Y pensó que... por otro más no pasaría nada.
Y no pensó que... al cabo de unos meses, lo iba a perder todo.

Alba Sánchez

¿No pasará nada?



Bebe, no pasará nada por una vez. Decían. El alcohol es una moda, tus amigos lo hacen, ¿por  qué tú no?

Me encantaría darte millones de respuestas negativas a esa pregunta, pero ya no puedo hacerlo. Porque bebí. Bebí tanto que no sabía ni lo que hacía, ni lo que decía. Ya no controlaba ni mi mente ni mi cuerpo, el alcohol lo hacía por mí. Me gustaría habérmelo pensado dos veces antes de acabar la botella de Ron, pero no lo hice. Ahora solo rezo para que encuentren mi cuerpo estrellado contra el coche de una mujer embarazada, que como yo, murió en el impacto.

(Realizado por: Marta Castillejo)

lunes, 24 de octubre de 2016

Un problema múltiple


Yo, una niña de 16 años, estoy sentada en el suelo llorando; por culpa de mi padre, tengo las manos manchadas de sangre. Mi padre, un obsesionado del  alcohol, se pasaba todas las tardes en un bar. Mi madre, mi hermano y yo siempre le avisamos de que si bebía mucho al final moriría. Él, harto de escucharnos, siempre se cabreaba y se iba a su cuarto.

Un día le llevamos al médico y nos dijeron que tenía un cáncer de hígado demasiado desarrollado, ya no podían hacer nada. Al cabo de unos meses mi padre murió.  Mi madre no ha sido capaz de superarlo y se ha suicidado. Y ahora estoy sentada en el suelo llorando con mi hermano con las manos llenas de sangre.


Claudia Gómez Giménez

martes, 18 de octubre de 2016

Me fui de casa


Todo comenzó cuando me fui de casa para estudiar en la universidad. A mis padres, todo les iba bien, hasta que un día despidieron a mi padre del trabajo. Todo se derrumbaba, no tenían dinero para pagar mis estudios ni casi nada... mi padre se dedicaba todo los días a beber, y llegar borracho. Se pensaba que así solucionaba algo, mi madre, se cansó de esta situación y pidió el divorcio. 
Mi padre, consternado por la noticia, cogió el coche y tuvo un accidente, donde acabó grave en el hospital. Ahí tuvo tiempo para reflexionar y darse cuenta que la vida le estaba dando una segunda oportunidad, en la que finalmente debería dejar el alcohol.


Paula Román

sábado, 15 de octubre de 2016

¡CUIDADO CON EL LOBO!



           El beber alcohol lo relaciono con el personaje de Caperucita Roja: Tú puedes hacer caso al lobo y seguirle la corriente, o puedes ir por otro camino, el que te aconsejan. Si haces caso al lobo al final te hará mucho daño, como “destruirte por dentro”. Puedes pedir ayuda a un maestro, a un amigo, tus padres, etc; serían “ el cazador”. Si no pides ayuda al final caerás en su trampa y no podrás salir.

Claudia Gómez

¿Por qué no?, ¿ qué puede salir mal?



Otro noche más como cualquiera, aquí jugando con mis amigos al ordenador, divirtiéndonos a nuestra manera. Todo iba perfectamente hasta que me llamaron al teléfono. Mis otros amigos, que dejara de hacer el "Frikki" y me fuera con ellos de botellón. Yo estaba dudando, me lo estaba pasando bastante bien, pero pensé: "¿Por qué no?, ¿ qué puede salir mal?, además así me despejo un rato". Entonces les hice caso y me fui con ellos. Yo no bebo ya que hacía bastante caso a aquellas personas que me decían que el alcohol era malo, pero ese noche pensé : "¿Por qué no?, ¿ qué puede salir mal?". Entonces me bebí uno, luego otro, luego otro y luego otro más, todo el rato así mientras pensaba: "¿Por qué no?, ¿ qué puede salir mal?". Pero tuve  un problema y es que sí salió mal, tuve un coma etílico que casi me lleva hasta la muerte así que ahora escribo esto para cualquier persona que se sienta rara en la sociedad. Que no intente parecer más guay o encajar mejor por beber, haz lo que más te divierta y que te haga sentir más cómodo, así que no hagas como yo y quédate con tus amigos jugando al ordenador.


Escrito por: Antonio Gómez Giménez

miércoles, 5 de octubre de 2016

Y...


Y hacía de las advertencias un eco,
y bebió otra mas,
y pensó que no iba a suceder nada...
Hasta que sucedió.


Azahara Corraliza

lunes, 3 de octubre de 2016

Era solo un juego



Aún recuerdo como empezó todo, aquellos niños inocentes que un día comenzaron a jugar y compraron una botella de alcohol para divertirse, Aquellos muchachos que juntos empezaron a beber todos los fines de semana, y que poco a poco se acostumbraron a tomar los días en el parque. Mientras borrachos hacían carreras con los coches, sí, eran aquellos jóvenes de los cuales ahora solo quedan sus cuerpos sin vida tendidos en la carretera, esperando a que el juego termine.

Ismael Barrena

lunes, 30 de mayo de 2016

Veneno



Una gota de alcohol ingerida cual veneno de una víbora sin compasión inyectado en mi sangre.

Mari Ángeles Rosales Castro

jueves, 26 de mayo de 2016

EL DESTINO ESCRITO


Los recuerdos de mi infancia son borrosos. Supongo que la mezcla agria y dulce del licor que se desliza por mi garganta tan rápido tenía que ver. De hecho, el único momento que recuerdo con claridad fue una simple tarde de verano, estaba en casa jugando con mi hermana, contenta como cualquier niña de esa edad. Recuerdo que el día empezó mucho mejor de lo que terminó. Era una niña feliz en ese entonces, por lo cual no me di cuenta de lo que realmente ocurría a mi alrededor.

Recuerdo escucharla gritar, mi madre nunca gritaba, o al menos nunca gritó de dolor como lo hizo aquella vez; cayendo al suelo de rodillas mientras en sus mejillas corría sus lágrimas desoladas. Supe a ese instante que nunca más volvería a ver a mi padre, y así fue.

Creo que mi padre no quería abandonarnos, pero lo hizo. No creo que se diera cuenta que el beber afectaba tanto a nuestra familia, pero lo hizo. No creo que quisiera elegir entre su familia y el alcohol, pero lo hizo. Eligió el alcohol y simplemente murió llevándose con él una parte de nuestras vidas.

El alcohol mató a mi padre, me quitó a mi madre y escribió mi destino.

Marta Castillejo Sánchez

lunes, 23 de mayo de 2016

Una mala decisión


Al día siguiente, en la entrada del instituto todos se reían de ella. Estaba desubicada y no entendía nada. Las risas y carcajadas que provocaban su presencia, no eran normales, aunque para ella era un día más.
Se llamaba Ana, estaba marginada por sus compañeros pero raramente, hoy no se estaban riendo de ella.

Un compañero de su clase, muy honesto y bastante cariño con los demás, como la vio tan apurada y avergonzada decidió contárselo todo: la noche anterior Ana había perdido el control en la fiesta, hizo muchas locuras, aunque ya no permanecían en su memoria y todo porque alguien le ofreció algo que nunca debería de haber probado.


Teresa Hernández

¿Qué me podría pasar?

Voy a beberme una cerveza, ¿qué me podría pasar?
Voy a beberme un cubata, ¿qué me podría pasar?
Voy a beberme una botella, ¿que me podría pasar?
Voy a conducir ebrio, ¿qué me podría pasar?
Al final encontré las respuestas. Problemas, dolor, cáncer y muerte.


Alba Román

UNA Y OTRA VEZ (micropoema)



Solo haces lo que sabes que no se hace.
Se repite una y otra vez,
sería capaz de llegar a decir...
lo inexplicable por ti.
Pero ya...
las marcas hablan por mí.


Laura Barrera

RECUERDO GRIS (micropoema)

:

Aún recuerdo,
sus ojos al mentir.
Su risa y rosas blancas
al pedir...
Una y otra vez
te quiero para mí.
Ya van nueve años,
nueve años sin voz.
En lo que todo se tornó
en bebida y alcohol.


Laura Barrera 

jueves, 19 de mayo de 2016

50º



Su vida estaba basada en un número 50º. 
Este número solo le hizo perder su trabajo, su familia, su casa.
Pero lo único que no cambió fue 50º.
Él pensaba que era su amigo hasta que su amigo lo mató.

Luisa González

lunes, 16 de mayo de 2016

EL CONSEJO


+ ¿Por qué empezaste a beber?
− Porque salía de fiesta con mis amigos y todos bebían menos yo.
+ ¿Ellos te obligaban a beber?
−En cierta medida sí, porque empezaban con el típico ‘Prueba un poco’ y ya cansado de todos los fines de semanas lo mismo, empecé a beber solo para que me dejaran en paz.
+ ¿A ti te gusta el sabor del alcohol?
− No.
+Y entonces ¿Por qué bebes?
−Yo bebo porque me evade del sufrimiento que vivo en el mundo real.
+Déjeme que le dé un consejo: Deje el alcohol antes de que le cause un problema que usted no tiene, hágame caso.



Miriam Ruiz

¿Para qué terminar con tú vida así de fácil?

Sentada, en una esquina de mi habitación, sola, pensando, ¿por qué todo me pasa a mí? Sigo sin comprender nada y me pregunto... ¿por qué nadie me entiende?, siento que mi familia no es normal, mi padre y mi madre siempre están peleándose, los dos con problemas de alcohol. Cualquier día puede que sea el último para ellos. Y yo a veces pienso en olvidarme de todo y hacer lo mismo que ellos. Pero... ¿Para qué terminar con tú vida así de fácil?

Paula Román

lunes, 9 de mayo de 2016

Vital tormento


Miriam Kapela

EL ALCOHOL NO ES EL PROBLEMA

EL ALCOHOL NO ES EL PROBLEMA

Paco.- ¿Tú por qué bebes?
Antonio.- No lo sé, porque sí.
Paco.- No tiene ningún sentido
Antonio.- Empecé bebiendo a los trece años para hacerme el “importante” con mis amigos y ya está.
Paco.- ¿Entonces me estás diciendo que te emborrachas y que todos tus problemas son a causa de nada?
Antonio.- No, son a causa del alcohol.
Paco.- Lo siento, pero no. ¿Quieres saber cuál es el verdadero problema?
Antonio.- Sí.
Paco.- El problema no es el alcohol, este siempre ha estado ahí. El problema es tu ignorancia.
Antonio.- ¿Cómo?
Paco.- Si no fueras tan ignorante de pensar que al beber alcohol serías algo más, ahora no tendrías estos problemas.
Antonio.- No, si yo sé los daños que causa, pero…
Paco.- Como dijo Baltasar Gracián “el primer caso de la ignorancia es presumir de saber”.


Ian Domínguez

martes, 3 de mayo de 2016

BOTELLÓN


Era un simple niño que le gustaba salir los viernes y los sábados a dar una vuelta con sus amigos. Pero un día los amigos de este niños decidieron ir al botellón, este no quería pero como iban sus amigos fue con ellos. Entonces una vez que se encontraban en el botellón sus amigos empezaron a beber alcohol pero el no quería. Al cabo del rato este cedió y probó el alcohol fue lo peor que pudo hacer, este bebió y bebió hasta que le dio un coma etílico. La ambulancia fue a por él, pero cuando llegaron los médicos, este niño ya estaba muerto, no se le pudo hacer nada. Al día siguiente todos los amigos fueron al entierro ya que fue la culpa de estos pero ya no se podía hacer nada por la familia. La familia entró en una profunda depresión y no se les vio más por el pueblo.

Francisco Jaraba

miércoles, 27 de abril de 2016

LA VIRGEN VUELVE A CASA.


Llega el esperado día 23 de abril para el ansioso y pequeño pueblo de Espiel, y la romería vuelve otro año más.
Los niños y no tan niños esperan disfrutar del día y baile tradicional del pueblo, el conocido como el "Patatum". El día comienza lluvioso, pero para la hora del esperado baile, el sol se hace dueño del cielo azul. La gente comienza a salir y salir hasta llenar las calles del pueblo. Niños, jóvenes, adultos, personas mayores, corren y saltan para disfrutar del baile.
Una vez finalizado el "Patatum", la gente llena el Estadio Municipal de Espiel, con motivo de ver a su equipo ascender a Tercera División Nacional, si el Atlético Espeleño gana ese partido, asciende matemáticamente. Y así lo hizo, delante de mil personas que llenaron el campo. 4-0 fue el resultado final, con una emotiva celebración tanto de los jugadores, como de los espectadores.
Como es normal la gente sale el sábado de romería y los jóvenes llenan el botellón, bebiendo y bailando, pero controlando, sin más.
Llega el domingo, el día más esperado para los espeleños y no tan espeleños, hasta personas orientales acuden a la bonita romería.
La gente se levanta ansiosa de ir al campo de Estrella, de comer junto a su familia y amigos y de volver con la querida Virgen de Estrella para que posteriormente, en su pueblo, se encuentre con su hijo en la emocionante reverencia.
La gente también sale el domingo, y los jóvenes llenan los pub del pueblo. Este día con más mala suerte para alguno de ellos. Por culpa del alcohol y de lo que no es alcohol, un joven se queda inconsciente y en la romería se pasa de hablar de la Virgen, a hablar de lo sucedido. Esto fue lo más caótico de todo, pero finalmente, el joven se recuperó y seguramente que la próxima vez se pensará dos veces las cosas antes de hacerlas.
El lunes y último día la gente sale para pasear a la Virgen por sus calles. A pesar de los incidentes, lo más importante es que la Virgen está en casa.


José Antonio Luna Lorenzo.

lunes, 25 de abril de 2016

El cumpleaños de mi hermana

 Un día de verano, mis amigos me llamaron para ir a la playa, mis padres no me dejaban porque era el cumpleaños de mi hermana y querían que lo pasáramos ese día junto. Pero no le hice caso, me fui a la playa con ellos. Pasamos la tarde y mientras se iba anocheciendo, mis amigos y yo nos empezamos a animar, vinieron otro grupo y empezamos a beber y cada vez más. Después de un rato riendo todos juntos decidimos bañarnos, no era buena idea pero en esos momentos no nos importó. Recuerdo como mis pulmones se empezaban a llenarse de agua, no podía respirar, se me hacía cada vez más difícil y empecé a ver borroso. Mis amigos no le dieron importancia, seguramente pensaban que estaba de broma. 

Tal vez hubiera tenido que escuchar a mis padres y quedarme en casa, tal vez si me hubiera quedado tendría mucho tiempo para pensar en ellos, tal vez… Pero ya es tarde. ¿Por qué no les hice caso? ¿Por qué no me quedé celebrando el cumpleaños de mi hermana? ¿Por qué me emborraché? ¿Por qué este día se convirtió en el peor para mi hermana cuando siempre tenía ganas de que llegara? 


Marta Castillejo

lunes, 18 de abril de 2016

Él lo sabía



Empezó tomándome en las fiestas, siguió tomándome algunos fines de semana que salían sus amigos, ya no era algunos fines de semana ahora era todos los fines de semana, todos los días.
Lo más doloroso es que Miguel sabía que yo no era bueno, que yo poco a poco  le iba quitando la vida y él, Miguel seguía, hasta el día que por mi culpa, por culpa del alcohol, después de 40 años tuvo un cáncer de hígado, del cual Miguel no salió.

MªJosé López

Paintball

Hace unos días estaba charlando con  amigos sobre el paintball que nos echamos, lo recuerdo como si fuera ayer. También consigo recordar aquella pelea que tuve y la mala decisión que tome. Recuerdo como me dijeron de ir otra vez a el paintball y como yo les dije que no iba a tener dinero para el el botellón y el paintball. Ellos me intentaron convencer de que nos íbamos a divertir y que encima era sano, pero yo decidí guardarme el dinero para el botellón, el botellón mas caro que tuve. 
Hoy  me acabo de despertar de un coma y ya no soy capaz de reconocer a aquellos amigos y ni si quiera podré volver a a echarme una partida de paintball con ellos. Todo por elegir botellón en vez de  paintball.


Antonio Gómez

martes, 12 de abril de 2016

¿Beber te hace olvidar?





Fernando conocía a Manuel desde muy pequeño, eran muy buenos amigos estaban casi siempre juntos. Pero un día a Manuel se le murió el padre y él lo pasaba muy mal. Fernando le dijo que si quería probar el alcohol, esto le iba hacer olvidarse de todo, y es más, le iba hacer feliz. Como no iba a aceptar tal oferta, teniendo en cuenta en la situación que estaba hasta yo la hubiera aceptado y eso que nunca he probado el alcohol. Entonces él la aceptó como se prevenía. Hoy un año después yo su hermano he dado la cara por él, y le he dicho a esa persona que aquel día lo emborrachó: “Eres un cobarde por darle y ofrecerle esa droga a mi hermano cuando sabía que era seguro que te la aceptaría”. Hoy mi hermano está en el hospital por haberse enganchado al alcohol, pero eso hombre que un día se lo dio a probar ya no está allí para apoyarle en todo.


Alejandro García

Mi pequeña biografía.



-Buenos días, cuénteme qué le ocurre.
+Hola, tengo 43 años, estoy casado con el amor de mi vida, tengo dos hijos preciosos, he encontrado trabajo, me acabo de mudar con mi familia a nuestra nueva casa y me han diagnosticado cáncer de hígado y es que ya me lo decían: "Por cada copa que tomas, un día menos de vida".

Mari Ángeles Rosales Castro

Si tuvieras que elegir.


-Si tuvieras que elegir entre su vida y el alcohol, ¿Cuál elegirías?
+Sin duda el alcohol, es lo que me mantiene con vida.
-Si tuvieras que elegir entre pasar un minuto de su vida con un ser querido que sabes que no vas a volver a ver y el alcohol, ¿Cuál elegirías?
+Sin duda el alcohol, es la única cosa por la que daría un minuto de mi vida.
-Si tuvieras que elegir entre un millón de euros y el alcohol, ¿Cuál elegirías?
+Sin duda el alcohol, el dinero no me da la felicidad que me da el alcohol.
-Si tuvieras que elegir entre conocer al amor de tu vida con quien compartirías el resto de tu vida y el alcohol, ¿Cuál elegirías?

+Sin duda el alcohol, es la única cosa con quien quiero compartir el resto de mi vida.

Miriam Ruiz

jueves, 7 de abril de 2016

Abre los ojos, llueve

Abre los ojos, llueve, está oscuro y frío.
Temblando extiendo mi mano, creyendo tenerte por fin...
La vana ilusión desaparece, abriéndose paso a la realidad fuerte y fría que te atrapan en su bebida amarga.

Laura Barrera

martes, 22 de marzo de 2016

Mi inspiración: El alcohol


Era todo lo que necesitaba para ser feliz.
Era la compañía que necesitaba cada noche.
Era mi cordura, mi vida y mi ser.
Era la inspiración que necesitaba día a día.

El alcohol era mi inspiración.


Miriam Ruiz

martes, 8 de marzo de 2016

Que hace

Alcohol, esa sustancia que se encuentra en varias bebidas, esa sustancia que hace verte más guapo, más divertido, más alto, más sociable, para finalmente, hacerte sentir solo.


Esteban Gómez

lunes, 7 de marzo de 2016

EL DOLOR ES MUTUO


 -Hola, me llamo Antonio y acabo de volver de vacaciones. Hemos ido toda la familia juntos. Mi padre, mi madre, mi hermana y yo. Y nos lo hemos pasado genial en la playa!. Podía estar hasta muy tarde mientras que mi padre se tomaba unas copas. 

2 años más tarde…

-Este verano no hemos podido ir de vacaciones, según mi padre el dinero se ha ido en ropa, zapatos y todos esos gastos de la casa, pero no me importa mientras todos estemos bien. También me lo paso muy bien cuando los amigos de mis padres vienen a casa y los niños jugamos mientras ello se toman algo. 

3 años más tarde… 

-Me estoy preocupando por mi padre. Ya no salimos de vacaciones. Ni tampoco vienen los amigos de mis padres, pero ese no es el problema. Mi padre llega todos los días tarde. Yo le noto que ha bebido, pero él me dice que tiene mucho trabajo. 

4 años más tarde… 

-Mi padre ya no trabaja, lo despidieron por llegar tarde y borracho. Ahora es mi madre la que trabaja y él está siempre en casa bebiendo. Cuando mi madre vuelve siempre discuten y a veces le pega. El banco nos ha quitado el coche y ya no me acuerdo cuando me comí el último yogurt. No puedo dormir bien. 

5 años más tarde… 

Estoy en el hospital. Mis padres se han divorciado, pero ahora estamos otra vez todos juntos. Sólo que no es por vacaciones, sino porque hace unos meses que a mi padre le diagnosticaron un cáncer de hígado y nos han llamado para decirnos que son sus últimas horas. Daría todo por volver a aquellas vacaciones!! 



Ian Domínguez del Rey

sábado, 5 de marzo de 2016

Un día normal


Era una persona normal, con una vida normal, con un trabajo formal y una familia genial. Estaba cansado de trabajar y cogió a su familia rumbo al coche, a estar de vacaciones; todo iba bien, aparentemente, hasta que apareció un coche de frente. La tragedia se notaba... de repente, el impacto... y segundos más tarde el coche dando vueltas de campana. Cuando el hombre recuperó la conciencia se dio cuenta de que su mujer y su hija ya no estaban con él y todo por culpa de que en el otro coche lo conducía un borracho. Todo por culpa del alcohol.

Antonio Gómez

lunes, 22 de febrero de 2016

Como cada día...



Como cada día, Marta se emborracha en el bar de la esquina.
Como cada día, Marta se duerme pensando en el alcohol.
Como cada día, Marta se despierta pensando en el alcohol.
Como cada día, Marta ahoga sus problemas en su copa.
Como cada día, Marta adelanta la fecha de su muerte.


MªÁngeles Rosales

Sensaciones

Sensaciones, eso era lo que me producía el alcohol. Sensaciones distintas.
¿Algo bueno? No lo sé, pero eran adictivas.
El problema viene cuando esas sensaciones dejan de ser tuyas para tú a pasar a formar parte de esas sensaciones.
Sensaciones, que terminaron siendo dueñas de mi libertad.
Sensaciones, que terminaron siendo dueñas de mi vida.

Esteban Gómez

La discoteca


Aquella noche en la discoteca lo empezaba a ver todo borroso, empezaba a marearme, me costaba sostenerme en pie... Aquella noche bebí demasiado y os preguntaréis y ¿qué pasó después? Pues después no lo recuerdo del todo, pero empecé a oír las sirenas de las ambulancias y sentí como mi cabeza chocaba contra el suelo, ciertamente sé lo que pasó. Me quedé inconsciente y perdí la memoria, y pude sufrir un cólico por haber bebido demasiado. Hoy estoy en el hospital intentando salir del coma.

Alejandro García

Paseo junto al río

Era de noche, paseaban junto al río, entonces uno le dijo al otro:
-Pruébalo no te va pasar nada.
El otro no le hizo caso pero él bebió, un sorbo, un trago, toda la botella...
A la hora de volver a casa, conducía él, pero iba bebido. Tan solo una vez le pidió que fuera más despacio, que tenía miedo. Pero cuando iba a pedírselo por segunda vez aquel árbol en medio del bosque hizo que reinara el silencio para aquellos dos colegas que solo daban un paseo por el río en aquella noche.


Alejandro García

lunes, 8 de febrero de 2016

Pasado Pesado




Oigo un sonido extraño. Suena hueco, vacío, agobiante, insoportable,incluso doloroso. ¿Así ruge la soledad? Grita tan fuerte que me provoca jaqueca. ¿Será eso o el rompecabezas que tengo sobre los hombros? Sea lo que sea, ¡que pare ya!
El lazo que sucumbe mi corazón cada vez se hace más fuerte. No me deja respirar, me ahoga los pensamientos. Así es imposible  existir en el mundo de los vivos, de los que sienten... aunque pequen.



Pero la bestia se liberó, rompió la jaula con su última gota de odio.¿Y quién encerró allí a la mansa criatura? ¿Quién la maltrató? ¿Quién se encariñó con su dolor y su fatiga? Porque nunca nadie se lo preguntó.



Quiero ser. Quiero estar. Quiero volver a ser y a estar. Y quiero olvidar que la bestia que una vez fue y estuvo aún sobrevive en este desolado callejón sin salida.

Miriam Kapela

Carta de un amigo


 
Si quieres seguir, sigue
Si quieres hacer daño, sigue
Si quieres destruirte, sigue
Si quieres morir, sigue
Pero piensa que nos estás matando a los demás.

MªJosé López

Caso de David



Hola, soy David y tengo 45 años. Hace doce años, bebía en compañía de otros. Empecé a beber más por el estrés del trabajo y de la casa. Como el estrés era en cierta medida inevitable y normal, siempre encontraba la justificación de beber otra copa.

Una mañana me levanté sin recordar nada de la noche anterior, empecé a llamar a amigos por si los había ofendido, pero no. Ahí fue cundo sufrí mi primera amnesia alcohólica. A partir de ahí comencé a sufrirlas más frecuentemente. Como mis amigos no bebían a la misma velocidad que yo, comencé a beber en secreto. Tanto bebía, que me despidieron del trabajo, por ausencias y por ir borracho. 

Me di cuenta que tenía un problema con la bebida, así que la dejé durante varias semanas, pero volví a beber de nuevo con mayor ansia e intensidad.

Una noche tuve un accidente de coche y fui llevado al hospital. Al día siguiente reconocí que necesitaba ayuda para dejar la bebida.

Por eso, tened cuidado con el consumo del alcohol, infórmense, pregunten, no esperen que sea demasiado tarde, recuerden que la última copa puede ser su fin.



Marta Castillejo Sánchez

domingo, 31 de enero de 2016

TODO SE PAGA



Hola, buenas tardes me llamo Pablo y desde hace 6 años no puedo dormir.

Lo que sucedió 6 años antes de esto es:

-Pablo por favor te lo pido quédate a dormir en mi casa, en estas condiciones no conduzcas.

-Tranquilo si mi casa está a 5 km.

-No te voy a dejar salir.

-¡¡Que me dejes ya en paz!!

Después de esto yo cogí mi coche y con tan mala fortuna que tuve un accidente, me quedé inconsciente pero cuando me desperté me di cuenta de que no sentía las piernas, pero peor que eso era que me había chocado con otro coche.

En ese coche iba un hombre con su esposa, su hijo y su hija.

Jamás  se me olvidará ese momento en el que no debía haber cogido el coche y lo ignoré, y ahora me desprecio.

Como dijo Antonio Machado “Todo lo que se ignora, se desprecia”



Ian Domínguez

FORZADO POR EL ALCOHOL.


- ¿Quieres?
+No gracias, no bebo.
-Anda prueba un poco, total una gota no hace daño a nadie.
+Bueno tomaré un sorbo.
-¿Qué te parece?
+No me gusta su sabor.
-Siempre lo dice todo el mundo cuando lo prueba, pero una vez que te acostumbras está delicioso. Voy a por un vaso para ti.
+De verdad que no quiero.
-Toma tu vaso y, por favor, no lo rechaces, porque me ha costado lo suyo.
+Bueno, pero sólo este y ya no tomo más.
(Pasado 30 minutos).
-¿Vamos a por otra?
+Por supuesto, pero esta vez pago yo.
(Ambos estuvieron así toda la noche. Salieron de la discoteca e iban de camino hacia sus respectivas casas, cuando uno de los chavales rompió el silencio y dijo):
-Tío, la semana que viene tenemos que salir otra vez.
+Desde luego, me lo he pasado genial.


(Y a eso llaman pasárselo genial. Estos chavales con el paso del tiempo se darán cuenta de que beber alcohol no es pasárselo genial, sino una pérdida de tiempo).

Miriam Ruiz Ledesma

lunes, 25 de enero de 2016

Desde otro lugar


Ahora todo ha cambiado,
Ahora todo lo que me decían tenía sentido,
Ahora todo se ha acabado,
Ahora ya es tarde.
Todo por culpa del alcohol.

MªJosé López

LO IMPOSIBLE SÓLO TARDA UN POCO MÁS



-Carlos, amigo mío, sólo te pido que pongas un poco de tu parte y consigas alejarte de la droga del alcohol.

-Tranquilo… Si yo estoy muy bien… Y además se controlar.

-Carlos, por favor escúchame, lo digo por tu bien. Has perdido el trabajo porque llegabas tarde todos los días y como sigas así perderás también a tus amigos y a tu familia.

-Bobadas! Sólo me tienes envidia porque se divertirme y tú eres un aburrido!

-Sólo te pido que lo intentes, no es imposible, tardes lo que tardes yo te ayudaré.



30 años más tarde…

Juan, te doy mil gracias por todo lo que me has ayudado. Gracias a ti puedo tener recuerdos bonitos, he recuperado mi trabajo. Mi vida ha cambiado por completo. No se cómo podías aguantarme!

Lo que he aprendido a tu lado es que nada es imposible.


Ian Domínguez

jueves, 21 de enero de 2016

LA VIDA ANTES QUE EL VICIO.




Hace un día, unas horas, unos minutos y unos segundos que me desperté del coma sin saber qué me había pasado. Hace un día, unas horas, unos minutos y unos segundos que no siento nada y me desespero cada vez que quiero moverme y no puedo. Hace un día, unas horas, unos minutos y unos segundos que me he dado cuenta del daño que hace el alcohol. Hace un día, unas horas, unos minutos y unos segundos que decidí no volver a conducir borracho nunca más.

Mari Ángeles Rosales Castro

lunes, 18 de enero de 2016

Sigue

Si quieres estimular ese parte del cerebro que te hace ser honesto al beber alcohol, bebe. Si no quieres recordar nada de esta noche,bebe. Si quieres levantarte con resaca, bebe. Si quieres destruir poco a poco tu cerebro, bebe. Si quieres engancharte a algo dañino para ti y tu cuerpo, sigue bebiendo. Si quieres morir, sigue su juego.

Alba Román